GALERIA ALEGRIA
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

David Roth / BODYBUILDING / 25.05 - 12.07 / 2024

 

 

Cuando le preguntaron a Arnold Schwarzenegger por qué seguía yendo al gimnasio a los 74 años, dio la siguiente explicación: «Por la misma razón por la que desayuno hoy, desayuné ayer, y desayuno desde hace diez años. ¿Por qué sigo durmiendo? Dormí hace veinte años, dormí hace diez, así que sigo durmiendo cada noche... Lo mismo ocurre con el entrenamiento. El entrenamiento forma parte de mi vida. Es así de sencillo».

La visión de un cuerpo nos permite adivinar gran parte de su historia, aunque al mismo tiempo no es más que una instantánea de sus capas superficiales. Debajo se oculta una multitud de detalles «recogidos» de lo que el cuerpo ha vivido desde el día en que nació. Las primeras capas sólo son parcialmente visibles o ya no lo son en absoluto, pero siguen formando parte de la historia de este cuerpo. Al contrario que en la vida humana, donde el final es definitivo, una obra de arte entra en una segunda, una nueva vida, cuando la obra del artista termina y despliega sus alas en un espacio expositivo.

En su actual exposición BODYBUUILDING en Galería Alegría, David Roth muestra tres cuerpos de obra, todos ellos terminados en 2024.

En la sala principal (Sala A) de la galería, uno se encuentra con una manada de cuerpos de cuatro patas, coloridos y voluminosos, preñados de pintura(s). Estos objetos escultóricos llamados «cerebros» son caballetes -Roth los construyó a partir de viejos bastidores- apilados con cuadros. El cuerpo de los «cerebros» está formado por capas de material pictórico: lienzos y pinturas cortados de sus bastidores, trozos de tela que Roth utiliza como paleta, un trapo para limpiar, toallas de rizo utilizadas para limpiar los botes de pintura o el suelo del estudio. Parte del material se produjo como parte de tareas «serviles» preparatorias o pictóricas o se generó como subproducto en el proceso pictórico. Se trata de una forma de pintura que no pretende ser pintura en el proceso de creación, lo que provoca una libertad y ligereza pictóricas, difíciles o incluso imposibles de conseguir conscientemente. Capa sobre capa en diferentes caballetes de diferentes proyectos pictóricos de épocas y trabajos totalmente distintos.

En la Sala B, Roth muestra un grupo de nuevos cuadros pequeños de una serie en curso, que él mismo bautizó como cuadros 'Painting Painting'. Estos cuadros se crean pintando una y otra vez durante un largo periodo de tiempo. Un lienzo se convierte en una paleta, se convierte en un cuadro y el cuadro vuelve a convertirse en paleta a un ritmo que dura varios años. Normalmente, después de cada capa pintada pasan semanas, a veces meses, hasta que la superficie de la pintura al óleo se ha secado y puede seguir la siguiente capa. Con el paso de los años, el color se acumula en el lienzo de forma casi escultórica, a veces incluso sobrepasando los bordes. Es un enfoque lúdico y espontáneo de la pintura. En última instancia, la historia del arte hace oír su voz de todos modos y se encuentran vocabularios pictóricos de diferentes épocas, movimientos y géneros, que quizá nunca hubieran tenido relación temporal o formal.

Como «pista oculta», Galería Alegría también abre la «sala de exposiciones» de la muestra de David Roth para presentar una serie de pequeñas obras enmarcadas en acuarela sobre páginas de libro. Estas páginas proceden de un libro de entrenamiento de culturismo de los años ochenta, donde los ejercicios físicos se ilustran con fotografías. Roth realizó sencillas intervenciones pictóricas en forma de óvalos de color añadidos para dotar de otra capa a las fotografías, que parecen inclasificables y extrañas por naturaleza. Para David Roth, las paletas y el muestreo de colores siempre han sido una parte esencial y absoluta de la pintura. Con un «toque» de color, con un gesto pictórico aparentemente banal, estos hallazgos fotográficos cambian al instante.