Kottie Paloma / Dream Decay / 13.11 - 30.01 / 2021 - 2022

 
Kottie Paloma Kottie Paloma Kottie Paloma Kottie Paloma Kottie Paloma Kottie Paloma Kottie Paloma Kottie Paloma Kottie Paloma Kottie Paloma Kottie Paloma Kottie Paloma Kottie Paloma Kottie Paloma Kottie Paloma Kottie Paloma Kottie Paloma Kottie Paloma Kottie Paloma Kottie Paloma Kottie Paloma Kottie Paloma Kottie Paloma Kottie Paloma Kottie Paloma Kottie Paloma

 

 

El año 2020, el artista norteamericano Kottie Paloma (Huntington Beach, California, 1974) salió de Los Ángeles con destino a Alzenau, un pequeño pueblo alemán del cual es originaria su esposa. La huida estaba motivada por la búsqueda de un espacio natural donde poder pasar el confinamiento, la voluntad   de escapar de los altercados y los incendios que asolaban California y la necesidad de evitar la psicosis nacional producida por las elecciones presidenciales norteamericanas. Así, transcurrió un año sumido en un estado peculiar que ha calificado de ensoñación decadente. Este estado se caracterizaría por la incertidumbre y la parálisis, pero también por una perenne sensación de alerta.  


Las pinturas que presenta Galería Alegría en "Dream Decay", primera exposición individual de Kottie Paloma en nuestro país, son fruto de aquel peculiar estado mental. Así, una parte de las obras de esta exposición nos traslada a los parajes de la pequeña localidad bávara donde se refugió el artista junto a su familia, mientras que la otra nos remite a visiones turbulentas y febriles de crisis global.


Para trazar esta extraña geografía del alejamiento, la alienación y el pánico, Kottie Paloma recurre, en la mayoría de las pinturas de la exposición, a una gama de color rabiosa. Trazos urgentes y colores convulsos  sugieren carreras, disturbios y desesperación, pero también la exuberancia de una naturaleza convertida en barricada, refugio y madriguera. En el resto de piezas, Paloma recupera su tradicional combinación de colores duales que remiten al necesario equilibrio de fuerzas el seno de la obra. No ofrece, sin embargo, "Dream Decay", sólo dramatismo y neurosis sino también un peculiar sentido del humor que se ve reflejado en los títulos de las cuadros y que enriquece, matiza y ensancha el sentido de las pinturas. La exposición se completa con unas esculturas realizadas con material encontrado en la calle y que redundan en esa idea de decadencia onírica y contradictoria que sirve de hilo conductor de la exposición. 


En esta muestra, Kottie Paloma continúa desarrollando su estilo a caballo entre neo-expresionismo y formalismo. Presenta sus características imágenes laberínticas y modulares dispuestas como si se tratasen de puzzles pictóricos y muestra la vitalidad de su peculiar procedimiento, crudo y directo. Parte característica de dicho procedimiento es el uso de papeles que presiona como si quisiese estampar el lienzo, reduciendo la distancia entre la mano que pinta y la representación de lo pintado.


Kottie Paloma nos da, así, acceso a un mundo en permanente mutación, multiforme y turbulento sobre el cual se adivina, sin embargo, la posibilidad de desplegar una mirada contemplativa. Una mirada que, si bien no lo redime por completo de su decadencia y agitación, sí permite hacer de él un lugar más humano y habitable.